Higiene postural: consejos y productos de apoyo

En este artículo se presentan diferentes productos de apoyo que pueden ayudar a mantener una buena higiene postural, reduciendo el esfuerzo físico del cuidador y previniendo lesiones. Entre los productos mencionados se encuentran almohadas cervicales y lumbares, cojines antiescaras, sillas de ruedas ergonómicas, camas articuladas, elevadores de pacientes, andadores y bastones. Es importante utilizarlos de forma adecuada y bajo recomendación de un profesional.

Personas WIP
Personas WIP | Equipo de redacción
30/04/2023 | Actualizado: 11/05/2023 30/04/2023
1743
Higiene postural: consejos y productos de apoyo
Compartir:

¿Qué es la higiene postural y por qué es importante?

La higiene postural es un conjunto de hábitos y técnicas que buscan preservar la salud de nuestro cuerpo a través de una correcta alineación y movimiento de las distintas partes que lo componen. En el caso de los cuidadores familiares o profesionales, esta práctica cobra especial relevancia al tener que realizar movilizaciones, cambios posturales, transferencias o giros de sus familiares o pacientes en situación de dependencia.

Estas tareas pueden suponer un gran esfuerzo físico para el cuidador, especialmente cuando la situación de dependencia se va agravando, lo que puede poner en riesgo su salud. Por esta razón, es fundamental adquirir hábitos de cuidado para mantener una buena higiene postural.

Cambios posturales para evitar úlceras por presión

Las personas en situación de dependencia pueden pasar mucho tiempo inmovilizadas o con gran sedentarismo, lo que aumenta el riesgo de úlceras por decúbito en las zonas de prominencias óseas. Por esta razón, es importante efectuar cambios posturales periódicos. Para ello, se pueden seguir los siguientes ciclos diarios:

  • Si la persona puede colaborar y está encamada durante todo el día: hacer los cambios posturales cada hora.
  • Si la persona puede realizarlos autónomamente: pedirle que los realice más a menudo.
  • Si la persona no puede colaborar: hacer los cambios cada 2-4 horas. Utilizar el ciclo diario anterior y modificarlo dependiendo de las circunstancias de cada día.

Es fundamental tener cuidado al realizar los cambios posturales, para evitar úlceras por roce o hematomas por golpes. También es recomendable mantener la cama limpia, seca y sin arrugas, y airear la habitación para renovar el oxígeno. Otras recomendaciones son:

  • Mantener la alineación corporal.
  • Distribuir bien el peso de la persona: usar almohadas o protecciones para amortiguar las zonas de presión.
  • Asegurar la estabilidad y el equilibrio: emplear productos de apoyo que ayuden a mantener una buena postura y evitar caídas.
  • Utilizar productos de apoyo: colchones de aire, almohadones, protectores locales (sobre todo en talones y tobillos), entre otros.

PRODUCTOS DE APOYO PARA MANTENER UNA BUENA HIGIENE POSTURAL

Además de los hábitos y cambios posturales mencionados anteriormente, existen diferentes productos de apoyo que pueden ayudar a cuidar la salud postural del paciente y reducir el esfuerzo físico del cuidador. Aquí te presentamos algunos de ellos:

Almohadas cervicales:

Sirven para mantener la alineación de la cabeza y el cuello durante el descanso, evitando malas posturas y tensiones musculares.

Almohadas lumbares:

Ideales para mantener una correcta postura lumbar y reducir la presión sobre la columna vertebral.

Cojines antiescaras:

Previenen la aparición de úlceras por presión en las zonas más propensas a sufrirlas, como los glúteos o las piernas.

Sillas de ruedas ergonómicas:

Diseñadas para adaptarse a las necesidades posturales del paciente y ofrecer el máximo confort y estabilidad.

Elevadores de pacientes:

Facilitan las transferencias y cambios posturales, reduciendo el esfuerzo físico del cuidador y evitando posibles lesiones.

Andadores y bastones:

Ayudan al paciente a mantener una postura erguida y estable durante la marcha, reduciendo el riesgo de caídas y lesiones.

Estos productos de apoyo pueden resultar de gran ayuda para mantener una buena higiene postural tanto para el paciente como para el cuidador, siempre y cuando se utilicen de forma adecuada y bajo recomendación y supervisión de un profesional.

Producto añadido a tus favoritos
Producto añadido al comparador

Con el fin de ofrecerte un servicio mejor, Personas WIP utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Más información